trastornos

Trastornos de comportamiento

Los trastornos de comportamiento en muchas ocasiones se sufren en silencio, a veces pensamos que son cosas inocuas, pero pueden llegar a ser serios y problemáticas cuando nos restan calidad de vida o cuando afectan a los demás y nuestras relaciones con otras personas

Trastorno obsesivo compulsivo

Los trastornos obsesivos-compulsivos (TOCs) son más que una simple obsesión con lavarse las manos o tenerle manía a los gérmenes. Hay TOCs con rituales obsesivos (como comprobar múltiples veces si están apagadas las luces, el horno), con el orden, con la limpieza y más. Estos trastornos son muy serios si tenemos la intención de convivir con alguien ya que pueden ser fuente de conflictos, si afectan nuestro rendimiento en el trabajo, o si nos quitan tiempo para hacer las cosas que realmente nos hacen felices.

La terapia basada en hablar con tu psicóloga puede ser inmensamente útil a la hora de enfrentarte a un TOC u otros trastorno de comportamiento. Mientras existen medicamentos o tratamientos psiquiátricos, ningún tratamiento va a ser efectivo sin una enfocada y continuada terapia psicológica. Si te encuentras en esta situación, toma el primer paso y pide tu consulta.

Trastornos alimenticios

A pesar de los esfuerzos que se han hecho para establecer una imagen “normal” del cuerpo humano, hay medios, especialmente televisivos o ligados a la industria de la moda o los celebrities, que celebran ideales muy equivocados del cuerpo sano. A todos nos ha pasado ir a la tienda de moda sintiéndonos normales, luego descubrir que “tu talla” parece estar hecha para una versión mini de ti. O ver la tele y darnos cuenta de que todos los hombres que salen tienen abdominales “tabla de chocolate” y las mujeres sin un gramo de grasa en su cuerpo.

Estas imágenes no son realistas y no representan un cuerpo sano para la inmensa mayoría de la gente, aun así aunque sea de manera inconsciente se nos establecen ideales que son difíciles o imposibles de lograr, por lo cual nos podemos sentir imperfectos ante ellos.

Por otra parte, si esto lo combinamos con problemas de autoestima o problemas de otro tipo, y es más con el control del propio peso de uno como manera de “ser perfecto”, nos podemos encontrar ante un trastorno alimenticio.

La anorexia, la bulimia, son los trastornos más conocidos, en que la persona que padece estas enfermedades se obsesiona con mantener una imagen imaginaria de su propio cuerpo, y utiliza la comida para lograr sentir un control sobre su propio cuerpo. Suelen ser enfermedades comórbidas, es decir que los que padecen de anorexia nerviosa o bulimia nerviosa suelen tener otros trastornos o enfermedades emocionales o anímicos.

Los trastornos alimenticios requieren una intervención sólida de un médico, de familiares y amigos, y una terapia psicológica es fundamental para que una persona vaya encontrando el camino a la mejoría. Son trastornos extremadamente serios que pueden acabar con el bienestar y hasta la vida de sus víctimas, por lo tal no debes esperar si tú o alguna persona querida de tu entorno sufre de estos trastornos.